Otras maneras de usar la boca de Rupi Kaur

abril 22, 2017


¿Es un simple libro de poesía? No, es EL LIBRO de poesía. Con esto no quiere decir que sea el mejor libro que he leído, pero sí lo es en su género: poesía reivindicativa y feminista.

Habla de la mujer, del amor, de la justicia, del sexo y del dolor, y lo hace de una manera tan directa y elegante que es imposible no emocionarse.

Como la vida misma el libro tiene altibajos, idas y venidas, luz y oscuridad y así lo refleja la autora dividiéndolo en cuatro partes: el daño, el amor, la ruptura y la cura.

el daño: en esta parte habla de la violación, del negado derecho de la mujer a abrir la boca delante de un hombre y del derecho de éste a castigarla si lo hace. También habla de la inseguridad, de la adherencia a lo tóxico, de los padres y las hijas…

el amor: en esta segunda etapa nos habla del amor puro, del que solo duele sin querer y de quererse a una misma para poder querer a los demás, que la persona ideal es aquella que luche a tu lado… pero el final de esta etapa se torna negro, adentrándonos en la tercera.

la ruptura: todo se desmorona y vuelve la inestabilidad, la distancia y la desconfianza.

De esta parte tengo que destacar un párrafo que me gustó especialmente.

“no me fui porque

dejara de quererte

me fui porque cuanto más tiempo

me quedaba menos

me quería a mí misma”

la cura: es mi parte favorita, es el resurgir del fénix que es este libro, es aceptarse y quererse, cuidarse y mimarse. Nos recuerda que hay que enamorarnos de nosotros mismos porque somos lo más importante que tenemos, de que el pelo es vida, las cicatrices  y manchas son vida y quien no sepa verlas y quererlas no es merecedor de estar entre ellas.

(Aclaro que Rupi Kaur escribe en minúsculas en honor a su lengua materna, el panyabí)

Las mujeres no debemos avergonzarnos de serlo, ni de todo lo que implica ser humanas, tenemos estrías, pelos, granos, marcas, la regla y las hormonas; a veces manchamos las sabanas de rojo y otras de rímel; nuestros pechos no son solo un objeto sexual,  pueden hacer crecer vidas como el agua con las plantas, que nuestra vagina se parece más a una flor que al objeto inanimado y sumiso que siempre nos han hecho creer.

Solo puedo acabar diciendo que el sustantivo mujer es, también,  el adjetivo más bonito del mundo, es un cumplido, un piropo, una flor y una reivindicación, pero nunca, nunca más una disculpa.


You Might Also Like

5 comentarios

  1. ¡Hola!
    No soy de leer mucha poesía pero me gusta que hoy en día se luche por los derechos de la mujer y si este libro trata sobre eso es definitivamente una lectura para tener en cuenta.
    Gracias por la reseña :)
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer algo suyo, ya he visto algunas ilustraciones y poesías de Milk and Honey y la verdad es que me gustaron mucho 😊

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, soy @caelumbooks, de Instagram! 😊
    He leído muy buenas críticas acerca de este libro, pero la verdad es que tu reseña ha sido la que ha hecho que más me llame la atención. Desde hace tiempo tengo ganas de leer más libros de poesía y sin duda tendré este en cuenta. 😉

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué interesante! Llevo unos meses tratando de leer algo de poesía, porque lo cierto es que no me termina de gustar. Pero creo que éste libro es una muy buena opción para empezar, ya que estoy realizando un trabajo sobre el feminismo en la universidad. Además, me has hecho que busque más críticas sobre él... ¡Muy buena reseña! :***

    ResponderEliminar
  5. Hola
    He visto este libro por todos lados y es la primera reseña que leo de él, ese párrafo me atrapo tanto que tengo que tenerlo en mis manos
    Saludos

    ResponderEliminar